El tiempo de transporte de las mercancías de un lugar a otro influye y mucho en el precio que nosotros/as como consumidores finales acabamos pagando por ellas. Precisamente por ello una de las principales aspiraciones del ser humano es agilizar al máximo posible el transporte de pasajeros y de mercancías, facilitando la movilidad a nivel mundial. En esta aspiración Hyperloop One se perfila como uno de los proyectos con más futuro.

¿Qué es Hyperloop One?

Hyperloop Transportation es una empresa estadounidense que se ha propuesto revolucionar el sector del transporte con su tren supersónico, un proyecto denominado Hyperloop One.

La idea es establecer una línea de tubos por la que se desplazarían las cápsulas que contendrían a los pasajeros o la mercancía a través de un sistema de aire comprimido. La vaina podría llegar a alcanzar una velocidad de hasta 1.200 kilómetros por hora.

El primer gran reto que enfrenta este proyecto es conseguir unir Los Ángeles y San Francisco en 35 minutos, un trayecto que en coche tarda varias horas en realizarse.

La startup estadounidense ya está llevando a cabo algunas pruebas y sus responsables afirman que podrían estar listos para transportar mercancías en 2019 y para el transporte de pasajeros en 2021.

hyperloop-one

Hyperloop One se extiende por el mundo

El proyecto de Hyperloop Transportation acaba de empezar a dar sus primeros pasos, pero ya ha despertado el interés a nivel mundial. De hecho, la compañía ha firmado recientemente un acuerdo con Moscú para desarrollar su sistema de transporte futurista en la capital rusa.

La implantación del tren supersónico en Rusia podría suponer una mejora sustancial en las comunicaciones entre China, Rusia y Europa.

Pero Rusia no ha sido el único país en interesarse en Hyperloop One, Finlandia y Reino Unido también siguen muy de cerca el avance del proyecto estadounidense.

Una ruta de la seda moderna

A raíz del interés de Rusia en su proyecto, uno de los cofundadores de Hyperloop Transportation ha manifestado que su tren supersónico podría dar lugar a una ruta de la seda moderna, permitiendo el desplazamiento de contenedores desde China a Europa (y viceversa) en un solo día.

Este sistema supondría un cambio radical en el comercio internacional tal y como lo conocemos hoy en día, en el que son necesarias varias semanas para que un contenedor llegue desde China a los países más al oeste de Europa, ya sea en ferrocarril o en buque de mercancías.

Este ahorro de tiempo se transformaría inmediatamente en un ahorro de los costes para las empresas y una mayor facilidad para poder ofrecer productos a un precio más bajo al consumidor final.

El tren supersónico y el e-commerce

Si hay un tipo de comercio en el que el tiempo de entrega es importante, ese es sin duda el e-commerce. De hecho, el tiempo de entrega es uno de los factores más importantes a la hora de tomar la decisión de compra.

Si el proyecto de Hyperloop One llega a convertirse en una realidad y se agilizan las conexiones desde China a Europa, el comercio electrónico sería uno de los grandes beneficiados. Grandes empresas como AliExpress podrían entregar sus compras a los clientes europeos casi en el mismo tiempo en el que podría hacerlo una empresa nacional.